lunes, 1 de diciembre de 2008

2º COMUNICADO DE CiBu CONTRA LA INTEGRACIÓN DE LAS CAJAS

1. Las cajas de ahorro burgalesas forman parte de nuestro patrimonio y señas de identidad provinciales, desde hace mucho tiempo. Están plenamente identificadas con la ciudadanía burgalesa, que las considera algo propio. La integración supondrá el debilitamiento de esa identificación y por ello una disminución en su capacidad de captar el ahorro y recursos de los burgaleses.

2. No es de recibo justificar la integración por las dificultades de captación de recursos en los mercados financieros internacionales. La fusión de las cajas se contemplaba mucho antes de la actual crisis del sistema financiero. Esto no se ha planteado en otras comunidades autónomas: La Rioja, Cantabria, Cataluña o Castilla La Mancha; donde existen cajas de un tamaño inferior o similar al de esta Comunidad Autónoma. Por otro lado, si la integración sirve para generar economías de escala y se justifica sólo por razones financieras, debería dejarse a las entidades de ahorro que buscaran con libertad el socio o socios más convenientes para una integración/fusión, incluso aunque sean de otra Comunidad Autónoma.

3. Nuestras cajas pierden autonomía. Las decisiones estratégicas de inversión se van a tomar desde órganos comunes a todas las cajas; esto llanamente significa que los intereses de Burgos serán sacrificados en aras a la solidaridad autonómica, ya que nuestra provincia, por ahora, está en cabeza en la mayoría de los indicadores socio-económicos. Supondrá, por ejemplo, muchos fenómenos de deslocalización empresarial: inversiones previstas en nuestra provincia se irán a otras.

4. La obra social en la provincia de Burgos, al integrarse un buen porcentaje de los activos, sufrirá una notable disminución o, al menos, se verá condicionada por decisiones tomadas desde un órgano extraño.

5. La concentración de ciertos servicios, como el informático, así como la multiplicación de oficinas en muchas zonas, obligará más temprano que tarde a la reducción de plantillas y a la pérdida de un empleo de calidad en el futuro.

6. La experiencia de las fusiones que han tenido lugar en esta Comunidad Autónoma y cuyo resultados han sido Caja España y Caja Duero, no se puede calificar de positiva, ya que son entidades con una ratio de eficiencia de las más bajas entre las cajas de ahorro. Por el contrario, las cajas pequeñas que han mantenido su autonomía: Caja de Burgos, Caja del Círculo, Caja Segovia y Caja Ávila, en la misma clasificación se pueden considerar altamente eficientes.

7. La actual crisis financiera desmiente, también, los argumentos sobre el tamaño de las entidades financieras. Tenemos ejemplos en todo el mundo; el tamaño, per se, no representa mayor competitividad ni eficiencia.

8. La experiencia del centralismo estéril y asfixiante de Valladolid, sumamente perjudicial para los intereses de esta provincia, en otras cuestiones como parques tecnológicos e industriales, infraestructuras y servicios al ciudadano, nos induce a mirar con desconfianza cualquier maniobra de centralización.

9. El modelo propuesto de integración, como sociedad anónima, contradice y pone en peligro la personalidad y filosofía social de las cajas.10. En resumen, con la operación proyectada por los dos grandes partidos y asumida por la Junta de Castilla y León, Burgos no tiene nada que ganar y sí mucho que perder. Por ello es ineludible la oposición frontal a la integración de las cajas de esta Autonomía, al menos y en lo que a nosotros incumbe, en lo que se refiere a las dos cajas burgalesas.

Ciudadanos de Burgospor Castilla La Vieja